Dskarrila: A Todo Tren en Madrid

Volvemos a encontrarnos con Dskarrila. La última vez nos dejó gran sabor de boca y esperamos ansiosos para ver qué nos depara de nuevo su directo. El punto de encuentro en este caso es la Ya’sta Club, sala histórica situada en pleno corazón de la bestia y bien conocida por los muchos noctámbulos madrileños.

A nuestra llegada nos encontramos con un aperitivo de calidad. La joven rapera Estridente hace una gran demostración en el micro con sus letras combativas.

Poco a poco la sala empieza a ser un hervidero de gente, donde las crestas de nuevas generaciones se mezclan con el cuero de la vieja escuela, compartiendo tercios y risas. Y es entonces, con un ligero retraso para aumentar las ganas del personal, cuando se empieza a escuchar al adoradísimo líder americano Donald Trump junto con el inconfundible silbido de ‘Por un puñado de dólares‘ con el que siempre dan inicio al espectáculo.

Salen al escenario l@s chic@s de Deskarrila: Richi, Dani, Javi, Diegoz y Valero, capitaneados todos ellos por Laura y con la nueva incorporación de Iván al trombón. Deben de haberlo organizado milimétricamente cual puzzle, pues el pequeño escenario hace que los siete componentes deban tener bien calculados sus movimientos. Inician como ya es habitual con ‘Latinoamérica‘ y desde el primer momento el conjunto muestra la fuerza de sus instrumentos de viento-metal en formación de combate. Con Llamado mundo‘ llega la primera colaboración por parte de Luis Luna (No konforme) a la voz. Tras ello, Laura nos da las buenas noches y agradece al público su asistencia, con una dedicatoria especial para la familia real de la siguiente canción: ‘Hablando de coronas‘. El buen rollo llega a la Ya’sta con la versión de ‘Optimismo‘ de Alamedadosoulna interpretada con Javi a la voz.

Prosiguen con varios de los combativos temas habituales en los conciertos de Dskarrila, como son ‘Seremos su voz‘, ‘La manada‘ o la versión de ‘Un madero y mil lapiceros‘ de Envidia Kotxina con colaboración del propio Ziku, miembro de la formación vallekana.

Teníamos ganas de volver a verlos y desde luego que nuestras expectativas quedaron ampliamente satisfechas. Se aprecia la evolución de la banda, que suena mucho más compacto, más cuajado (y no sólo por la estrechez en el escenario) y que denota un gran desarrollo musical desde la última vez que nos vimos en la Hebe. Es por todo ello que poco a poco van engrosando su lista de actuaciones, teloneando a grandes como La Raíz, dándose a conocer tanto en Madrid como fuera de la capital y llenando cada vez locales de mayor tamaño.

Siguen con la versión de ‘Salgo a la calle‘ de Elektroduendes y a continuación, ‘Un tren‘ y ‘Usureras‘. Nos van desgranando algunos de los nuevos temas del grupo, clamando por la prohibición de los circos de animales con ‘Había una vez‘.

El local ya es una verdadera olla en combustión donde no se aprecia ni por asomo el frío de la noche madrileña, incapaz de penetrar; noche que tampoco parece que vaya a acabar con este pedazo de directo. Porque además viene in crescendo, como el que aporta la canción ‘La escuela‘, que se continúa con una nueva versión, en este caso de ‘Skalari Rude Club‘.

Pero no nos despistemos que llega el gran final, con ‘Esclavos del s.XXI‘ de Gatillazo ni este humilde redactor se resiste a abrir un buen círculo y disfrutar de los pogos con ‘Ell@s también‘.

Hacen un amago de retirada, pero el público obliga a que vuelvan enseguida para reventar definitivamente con ‘Otra noche‘, de Kaótiko y el tema final, ‘Skapar‘.

La noche y los chupitos se alargaron después por la Gran Vía, pero lo mejor sin duda fueron las sensaciones vividas durante el concierto. Os deseamos lo mejor, que sigáis creciendo y estamos seguros de que nos volveremos a encontrar muy pronto, Dskarrila.

Y tú, ¿a qué esperas a subir a este tren?

Por Chesko Mayoral para Arpha Press.

Fotografías: Cristina Peligros.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.     ACEPTAR