Hablamos con The Gratix

Hemos tenido el placer de poder conversar con la banda gasteiztarra de punk The Gratix, que andan inmersos en plena presentación de su nuevo trabajo ‘Carretera y Manta‘.

En primer lugar muchas gracias por atendernos.

¿Cómo surge The Gratix?

Venía de otro grupo (Copia Barata) que por motivos se disovió y queriendo empezar un nuevo proyecto fuimos buscando gente y poco a poco nos hemos juntado los cinco que estamos ahora.

La formación al principio estaban Beñat, Ion y Julen, de Copia Barata,  luego entramos a formar The Gratix Rubén y yo, Andoni, a la voz y en el siguiente cambio entró Cristian por Beñat y el último cambio de formación que ha sido hace un año  ha entrado Adrián por Ion.

¿Y de dónde viene el nombre The Gratix?

Es una historia muy larga de la que no nos acordamos muy bien, pero viene un poco de que antes eran “Copia Barata”, ¿y que hay peor que una copia barata? pues gratis, pusimos un t-h-e y listo. Viene un poco por ahí, pero tampoco nos acordamos muy bien del día del nombre.

En mayo publicastéis ‘Carretera y Manta’, ¿qué tal acogida está teniendo?

Buena. Además como lo presentamos con vídeoclip, que está muy currado por Marino Pardo, pues la gente le ha sorprendido incluso la calidad. Del primer disco ‘Dinero o Colegas’ hay un salto de calidad. Al final eso se notan los años de tablas.

Musicalmente hablando son temas más complejos, están más elaborados, en eso sí que se ha notado. Aparte se nota un montón la influencia de Adrián, que ha metido mano en todos los temas. Y luego también tuvo mucha importancia el sitio elegimos para grabar, que fue con Álvaro Remacha, que nos ha dado un punto de caña en el disco, que lo hace que suene como si se hubiese grabado por grupos ya de trayectoria como Gatillazo.

Además si comparamos este nuevo disco con el anterior se nota ese salto del que habláis y puede que un sonido algo más frenético y más hacia el punk. ¿Esa es la tónica hacia la que va The Gratix?

Así en general lo que hemos hecho es darle más caña. Sigue habiendo variedad de diferentes influencias en el disco pero más caña. Los medios tiempos son cañeros. Ahí si que ha habido cambio en el sentido de que el tema más cañero del primer disco puede ser el medio tiempo de este segundo, por así decir. Ha subido la velocidad, la intensidad y la potencia.

¿En cuanto a las colaboraciones que tenéis en el disco, son de lo más variopintas y distintas posibles. ¿Qué aporta cada una de ellas al disco?

Lo principal que sean diferentes cada una entre ellas. Al final lo importante es que la colaboración te aporte algo que nosotros mismos no podemos dar. Por eso hemos metido instrumentos que no son tan habituales en el punk como violines y demás, además de una voz femenina.

Muchas veces se buscan las colaboraciones por el nombre, por decir hemos grabado con “tal”. Nosotros hemos buscado a alguien que pudiera aportar algo a los temas, fuera quien fuera. Además los que han grabado todos son colegas, Asier (Prismates), Joana (Xarpa), Goiatz (Moonshine Wagon), Aitor (Lord Witch y Railgun), Raquel y Eneritz, son todo gente de nuestro entorno y eso nos enorgullece, que a los que llamamos a colaborar estén en nuestro disco por la amistad que nos une.

Tanto en este nuevo disco como en ‘Dinero o Colegas’ metéis un tema en euskera. ¿Qué os hace decantaros a la hora de crear unos temas en castellano y otros en Euskera?

En principio siempre hemos hecho en castellano pero siempre nos ha salido alguna en Euskera. La idea en este segundo era haber hecho una segunda en euskera, pero al final no se ha quedado, a ver si para el siguiente cae. Pero al final somos bilingües todos, menos adrián, que es catalán, que también es bilingüe pero no con el euskera, y al final todos usamos tanto el castellano como el euskera y tenía que estar presente.

¿Qué nos vamos a encontrar en los directos de The Gratix?

Fuerza, sudor, energía, potencia y sobre todo muchos watios y ganas. Damos cada concierto como si fuera el último.

Lleváis ya unos cuantos años, desde 2012, y habéis pateado unos pocos escenarios. ¿Cuál es el sitio más raro en el que os ha tocado actuar y cual el que hayáis dicho, “joder como mola este sitio”?

Es que el sitio más raro se te puede hacer el mejor sitio según como te traten. Un sitio muy normal se puede convertir en un sitio de la hostia según como te traten o según los grupos con los que toques. Depende de la organización muchas veces. Ahora hemos estado hace poco en León en el Alpaka Festival y era un festival que lo monta una familia, muy humilde todo, y nos han tratado como si fueramos de la familia casi. Luego vas a muchos sitios que hay un equipazo de las hostia y te tratan como si fueras la última mierda. Al final muchas veces te quedas, ya no con el sitio donde hayas tocado, hemos tocado en sitios muy buenos, hemos tocado hasta en una carpa de circo en Zaragoza, te quedas con el trato y la gente.

Irónicamente León ha sido el sitio más raro pero a la vez el más guay, por eso mismo, por el trato. León es el sitio más raro y el más grande en el que hemos estado.

 

¿De todas las bandas con las que habéis compartido escenario, cuál es la que más gratamente os ha sorprendido?

Muchas, pero con Porco Bravo tocamos hace ya cuatro años. Los conociamos porque nos habían hablado de ellos y cuando organizamos un concierto les llamamos, de la misma nos dijeron que sí y luego les ves en directo y flipas. Y te sorprende más por el trato que musicalmente. Y las bandas pequeñas, las bandas de nuestro entorno me sorprenden porque al final siempre que hemos tocado con alguna banda de renombre ha habido problemas por algún motivo, mientras que siempre que tocamos con bandas de nuestro entorno, de la escena, normalmente suele ir todo genial, suele haber buen rollo.

Hablando de la escena, ¿cómo la véis vosotros a día de hoy?

Está jodida, muy jodida, pero hay mucha gente que está haciendo muchas cosas por ella. Se ven colectivos, se ven okupas, siempre está la represión del Estado y eso, pero al final siempre salen sitios que resisten, pero aun así y todo sigue estando muy jodida.

En cuanto a música y grupos hay de todo y muy buenos, no ha caido musicalmente la escena, es más económicamente, el mercado lo que busca es otro tipo de bandas y otro tipo tanto de temáticas como de estilos que deja atrás a los demás, a los que estamos intentando salir ahí y sacar un poco la cabeza y eso es difícil.

¿Y las redes sociales o aplicaciones de música gratuita os ayudan a bandas jóvenes o más bien os perjudican?

Para poder mantener a la gente que te escucha es obligado que te metas en todo el tema de internet, redes y demás porque al final es lo que se lleva ahora y la gente es por donde más te puede llegar a conocer.

Y aparte, aunque te pueda ayudar o no, es muchas veces la única forma de que la gente te pueda escuchar, que al final es el objetivo. El objetivo es poder tocar y que la gente te pueda escuchar. Si hay alguien en Italia que puede escucharme a través de una red social, pues genial. De otra manera tendría que pedirme el disco, tendríamos que ir a correos, mandarle el disco y poder escucharme. Pero es una forma de poder llegar a gente que sino no va a poder nunca escucharte.

¿Algo más qué queráis añadir?

Muchas gracias a Arpha Press y que hay que seguir haciendo este tipo de trabajos también porque al final también son parte del engranaje que hace que las bandas puedan tocar, ya no salir o no salir, poder tocar. Y el tema de la escena, también son parte de la escena, asi que muchas gracias.

A vosotros.

Echa un vistazo a...

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.     ACEPTAR