Crónica del Akubierto Festival

No hay vuelta atrás, ya estalló el incendio…

Es lo primero que se me pasó por la cabeza cuando me pidieron escribir la crónica de este festival, un Akubierto que en su primera edición se presentaba con un cartel muy ambicioso y potente, con un elenco de bandas referentes del rock nuestro de cada día, que hacían presagiar un gran fin de semana.

… Y la realidad no nos decepcionó, salvo algunos matices organizativos (con un retraso aceptable que se mantuvo a lo largo del evento y con un sistema de pulseras que no terminó de convencer a nadie)  y de sonido ( que ya son un clásico en este recinto debido a su acústica) todo se desarrolló según lo previsto pese a no contar con una asistencia masiva, lo cual tiene sus pros y sus contras… 1) pudimos disfrutar de los conciertos sin aglomeraciones, con una accesibilidad inmejorable…  2) esto se tradujo en cierta frialdad en el ambiente,  (a pesar de un público bastante entregado) y que repercutió negativamente en la resonancia que la cúpula de la estructura ejerce sobre el sonido global del recinto.

Paradójicamente en lo que respecta a un festival de música, lo mejor fueron los efectos visuales (que contrarrestaron esas deficiencias de sonido), con dos pantallas gigantes para que la grada no se perdiera detalle, una iluminación hiperbólica, con chorros de humo ciclópeos  y pirotecnia en la que no se escatimó lo más mínimo…  y por supuesto, el buen quehacer  y profesionalidad de los grupos asistentes, que derrocharon energía y lo dieron todo en un festival que lo demandaba.

Sin más dilación vamos a la chicha…

Viernes 20

Por motivos personales y laborales accedimos al recinto amenizados con un hilo musical poco apropiado para la ocasión y ya finalizada la actuación de GATILLAZO, nos hubiera gustado poder haber disfrutado de su directo y del de los madrileños DEBRUCES, aunque esperamos hacerlo en un futuro próximo.

Así pues, el primer grupo que nos hizo vibrar con su brutalidad escénica y su fuerza  reivindicativa fue SOCIEDAD ALKOHÓLIKA, aunque el sonido no fue lo mejor , pronto su conexión con un público enchufado y la explosividad sonora de la que hacen gala, hicieron aparecer los primeros pogos de la velada, con temas como “Sistema antisocial” de su último disco, o clásicos como “No kiero participar”, la armónica de “Cienzia asesina”, el hardcore de “Ratas” o “Nos vimos en Berlín”, o el más bailongo y festivo “Motxalo”, nos alentaron una vez más a reventar las cadenas del sistema, con un incondicional Hate de Violadores del Verso entre el público dándolo todo y con alegatos a la libertad de expresión y de los pueblos tales como “Cataluña tiene la palabra”… Vamos, lo que viene siendo etiqueta SA … sin pelos en la lengua y rabia supurando.

Los siguientes en salir a escena fueron REINCIDENTES, con un sonido que no terminaba de ajustarse, menos estruendoso que los de Vitoria, pero aun así bastante atronador e imperceptible en su conjunto, aunque mejoró algo en lo que a voz se refiere, algo que fue de agradecer.

Se reivindicaron como uno de los grupos pioneros y punteros del punk de akí, anunciando el que será su disco nº 20, en un escenario que pisaron por primera vez  hace ya 16 años… Casi na!!

Destacaron los acordes de “No somos nada”, “Latinoamérica” “La historia se repite” “Corre” “La Republicana” y la de sus ya eternos himnos “Vicio”, “Cucaracha Blanca”, “Jartos de aguantar” y de una “Ay Dolores” que vino precedida por la popular del cancionero revolucionario español  “En la Plaza de mi Pueblo” (donde toda la cubierta levantó el puño al aire, en lo que fue uno de los momentos más emotivos del festival).

Sin duda uno de los conciertos de más contenido puramente político.

Llegaba el turno de DESAKATO , uno de los grupos más demandados de la actual escena con mayor proyección de la “nu school “ y meritoriamente consolidados,  que ya tuve el privilegio de vivir en el Shikillo Fest…  volvieron a impactarnos con su derroche de energía y su vehemente sutileza cargada de mensaje  y furia desatada.

El sonido mejoró sustancialmente y fueron uno de los mejores directos del evento (no es de extrañar que se los rifen en todos los festivales), con un público bastante selecto y reducido, pero de lo más entregado, viviendo una conexión y una complicidad entre ambos de lo más puramente fraternal (Pepo se marcó varios temas flotando por encima de las masas e incluso casó a una pareja de fans in situ).

El repertorio presentado giró en torno a sus últimos trabajos destacando “Tiempo de Cobardes”, “Animales Hambrientos”,”Pánico en Frankfurt”, “Iceberg”,  ”La ira de los Hambrientos”, “Trompetes de Xericó” y su archiconocido “Cuando Salga el Sol”, si bien hubo tiempo para temas de su primer disco como el sublime “Octubres Rotos”.

Con todo eso, aún tuvieron tiempo para hacer una reivindicación del asturiano como lengua oficial (nos hubiera gustado ver esas gaitas en el escenario).

Lo pasamos teta… Una vez más… Un placer MANADA!!

SÁBADO  21

De vuelta a la arena y de nuevo por motivos personales, la primera actuación en la que hicimos acto de presencia fue la de los madrileños SÔBER, con un sonido bastante más “controlado” y unos decibelios por debajo de la jornada anterior.

 

Hicieron vibrar a sus incondicionales con temas como “El Hombre de Hielo”, “Náufrago”, “Arrepentido” o  “Tic Tac” entre una mezcla de “chulería escénica” (que les llevó a repartir púas al personal a base de puntapiés ) y sobriedad y fuerza  en la ejecución.

Durante su aclamado “Diez Años“ aprovecharon para marcarse unos solos en la presentación de sus miembros (en el que lució especialmente la batería)  y para grabar al público en su deleite y éxtasis.

 

El culmen final vino de la mano de “Loco” con una pegada extrema acompañada de confetti,  para apuntillar un muy buen cierre de actuación.

A continuación hubo un cambio radical de tercio cuando la expresividad y la estética inconfundible de EL DROGAS aparecieron en escena, un contraste que estuvo arropado por un público mayoritario y más entregado, con el que tiene una especial simbiosis.

Y qué decir de este señor… Pues lo resumiremos en que se marcó una actuación como viene siendo habitual… Con toda su antología a relucir, con temas desde sus inicios con Barricada, hasta su epopeya musical más reciente, con una propuesta impecable y sin perder ni un ápice de energía.

Por dejar una muestra de esa amalgama de clásicos nombraremos “Barrio conflictivo”, “Salvaje mirar”, “Tentando a la suerte”, “Animal caliente”, “No hay tregua” o la eterna “Oveja negra”, entre los acompañamientos de un público que no cesó de corear sus letras y que en momentos puntuales tuvo todo el protagonismo.

A destacar un alegato anti-monárquico y de cuestionamiento a ésta “democracia” que nos vende el sistema… Una vez más, no nos dejó indiferentes.

Por indisposición de uno de los miembros del equipo, tuvimos que abandonar el recinto antes de finalizar el evento, por lo que no pudimos asistir al concierto de BOIKOT, aunque confiamos en que su incombustibilidad y determinación dieron un más que digno punto y final para un fin de semana frenético.

De esta forma, nos despedimos de un (en términos generales) exitoso Akubierto 2017, que esperamos que tenga continuidad y que podamos seguir disfrutando muchos años.

Por Rubén “ the Rebel Renegade” para Arpha Press.
Fotografías: Lau Oimi.

Echa un vistazo a...

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.     ACEPTAR